Parte de la identidad de los pueblos suramericanos, lo que nos distingue culturalmente, es la pasión por el fútbol. El Bogotá Fútbol Club es considerado como patrimonio colombiano, desde su fundación en 2003, uniendo a los citadinos en cada encuentro local que se dispone en el Metropolitano de Techo, de Bogotá. El empresario Ferney Perdomo es el presidente del Bogotá FC, quién en conjunto con su director técnico, Néstor Daniel Rodríguez Lodoño, tiene la batuta del equipo. Entre los técnicos más destacados en su trayectoria, están Alberto Gamero, Oscar Liberos y Juan Carlos Grueso. Entre los grandes momentos del club de balompié bogotano, se encuentra su exitosa jornada del 2007 en la edición de la Copa Premier de ese año. Personajes como Raúl Ramírez Gacha, Luis “la pulga” Pérez y Gustavo Quijano, llevaron al equipo a sus primeras semifinales, con un conjunto de partidos dónde mostraron mucho profesionalismo, destreza y pasión por el deporte. Su primer escenario, desde 2004, fue el Estadio Luis Carlos Galán Sarmiento de Soacha, ubicado en el sur del área metropolitana de la capital; con una pequeña interrupción a causa de problemas de mantenimiento, que mudó al equipo unos meses, en 2006, al Estadio 28 de noviembre, en el municipio de Sibaté. Hacia el año 2007, tras algunos inconvenientes con el personal administrativo del Estadio Luis Carlos Galán Sarmiento, el Bogotá FC se trasladó al Estadio Alfonso López Pumarejo, situado en la Universidad Nacional de Colombia, sirviendo como sede hasta el año 2012. Sin embargo, antes de concluir ese mismo año, tomaron al Estadio Metropolitano de Techo, en el sector sur occidental de Bogotá, su estadio oficial hasta la fecha. La importancia de contar con el equipo capitalino se evidencia en el legado de deportistas de alto nivel que ha dejado al país en sus años de existencia. En su escuela de formación deportiva se capacita a un gran número de jóvenes, de los cuales, el 90% se convierten en jugadores profesionales. De este modo se genera una mejor calidad de vida para estos colombianos, que emplean su tiempo de manera productiva y se le brinda un gran aporte a la sociedad.