Cómo hacer una Fiesta Sorpresa

Todos en alguna ocasión hemos escuchado sobre las fiestas sorpresas, hemos sido invitados a una o hemos sido los sorprendidos, pero la organización de este tipo de eventos requiere ciertos pasos cruciales para que todo salga a la perfección.

Ponte cómodo y acompáñanos a descubrir los tips que te ayudarán a hacer una velada increíble, tanto para los invitados como para el cumpleañero ¡Comencemos!

Prepara al Cumpleañero

Hay que tener en cuenta que todas las personas somos diferentes, por lo que no debemos asumir que todos tendremos la misma postura ante el “elemento sorpresa”. Antes de comenzar los preparativos de la fiesta, asegúrate de que el homenajeado se sentirá bien con ello. Puedes comentarle sobre situaciones parecidas o colocarle un video donde se muestre una situación similar y evaluar sus comentarios al respecto.

Si la persona se muestra abiertamente en contra, lo mejor es evitar incomodarla y consultarle si quiere una celebración. A pesar de tus buenas intenciones, los más introvertidos o controladores odiarán este tipo de detalles. – Regala un Lindo Desayuno Sorpresa on Tus Sorpresas, es Ideal para Sorprender al despertar.

La fecha ideal

Algunos sugieren celebrar un día antes del cumpleaños, para realmente causar asombro, sin embargo, en algunas regiones por motivos supersticiosos evitan adelantarse a la fecha de la conmemoración del nacimiento de alguien para hacer un agasajo.

En lo que sí está de acuerdo la mayoría, es en elegir un día en qué puedan estar presentes las personas más importantes para el que recibirá la fiesta, así que, fines de semana y festivos son las primeras opciones que debemos considerar.

Invitaciones prematuras

Debido a que todo se debe planear detalladamente y hasta con sincronía, los invitados deben ser notificados con suficiente tiempo para que organicen sus agendas y puedan estar en el lugar y momento acordados.

Este paso previene que hagan otros planes para la fecha. Debe estar especificado y subrayado en las invitaciones el tema de la celebración; que todos entiendan que no deben decir o insinuar nada que pueda arruinarlo.

Planea la distracción

Hacer que la persona del cumpleaños llegue al punto de encuentro, sin sospechar nada, es vital para que tu plan sea exitoso. Invítala con antelación a un evento o lugar del cual no vaya a hacer muchas preguntas, para asegurarte de que no tendrá otro compromiso.

Si tiene algún sitio al cual acostumbra asistir, llevarlo allí es una buena manera de mantenerlo cómodo. Si está en su zona de confort es menos probable que espere algo fuera de su rutina. De este modo, no presentirá lo que se avecina.

La celebración

Haz los preparativos con tiempo, busca un lugar en el cuál puedas almacenar los alimentos, bebidas y decoraciones fuera del alcance del homenajeado y mantén la discreción. Si eres cercano al invitado de honor y éste conoce tu rutina, pide ayuda y delega responsabilidades, para que no note tu ausencia y comience a sospechar.

Procura que los invitados tengan un lugar dónde esconderse antes de que llegue el cumpleañero o, si es de noche, puede bastar con apagar las luces. Las instrucciones son sencillas: hacer silencio cuando se les pida y gritar “¡sorpresa!” en el momento preciso.

Más allá de los regalos, el pastel, la comida y todo lo que se pueda dar, lo especial de recibir un gesto como este es saber que las personas que son importantes para ti se tomaron el tiempo para idear algo fuera de lo común y estar presentes para celebrarte. Anímate y asombra a tus seres queridos siguiendo estos sencillos pasos.